Novedades en la interpretación del test de la columna extendida (ECT)

//Novedades en la interpretación del test de la columna extendida (ECT)

Novedades en la interpretación del test de la columna extendida (ECT)

Si nos seguís en las redes sociales (Instagram: @centrelauegi Facebook @centrelauegiaran) habréis visto que nos hemos acostumbrado a compartir vídeos de los tests de estabilidad, y en especial del Test de la Columna Extendida (ECT en sus siglas en inglés). Esta prueba fue introducida en 2006 por un equipo americano y rápidamente se convirtió en una herramienta muy importante para evaluar la estabilidad a escala puntual, por su fiabilidad, rapidez de realización y facilidad de interpretación.

En este vídeo de 2010 explicamos cómo se realiza (si éramos jóvenes! 😉)

En la metodología que se presentó entonces sólo había dos resultados posibles:

– Si aparece una fractura que cruza el bloque entero en uno o dos niveles de sobrecarga es ECTP y se considera una clara indicación de inestabilidad.

– Si la fractura no cruza el bloque entero en uno o dos niveles de sobrecarga ECTN (ECTX si no aparece fractura) sería el resultado no indica inestabilidad.

El número de golpes necesarios para iniciar la fractura (que suele anotarse a continuación, ECTP 15 por ejemplo corresponde a el 5º golpe con el codo) no era por tanto considerado.

Este pasado 2020 un investigador del Instituto Federal Suizo (SLF), Frank Techel, recopiló datos de tests ECT realizados en laderas inestables (donde había ocurrido un alud) y estables (esquiadas sin desencadenamiento) provenientes de bases de datos de Suiza, EEUU y la Val d’Aran, con lo que pudo comparar casi 4000 tests diferentes. Los resultados de este análisis nos han permitido afinar un poco más en la interpretación de los resultados de este test:

– Por un lado confirman que ECTP / ECTN es el parámetro principal que discrimina entre laderas estables e inestables

– Pero por otro lado ponen al descubierto que hay valores transicionales, donde los resultados deben ser interpretados con más cautela: ECTP que necesitan más de 22 golpes para iniciar la fractura, y ECTN que inician con menos de 8 golpes pasan a ser resultados “ámbar” del semáforo de este test.

Esta mejora en la interpretación hace que este test sea todavía un poco más potente, pero recuerda siempre que los tests sirven para detectar inestabilidad, y muy poco para confirmar estabilidad. Nunca pueden servir para decidir esquiar una línea que parecía sospechosa por otros motivos (boletín u otros indicios), si no para descartar una línea que hasta entonces parecía buena.

2021-03-25T11:32:20+00:00 25/03/2021|